Ir al contenido principal

SIDONIE GRÜNWALD-ZERKOWITZ, traducida del alemán por Anna Rossell

Sidonie Grünwald-Zerkowitz nació en Moravia (Chequia) en 1852 y murió en Karlovy Vary en 1907.


  
WAS FRAG' ICH NACH UNSTERBLICHKEIT!

Was frag' ich nach Unsterblichkeit!
Zerstäubt der Unsterbliche nicht? -
Für einen Tag voll Seligkeit
Ich gern auf sie verzicht'!

Laßt lieben mich, wie das Herz es will,
So lang es wollend sich regt!
Frommt ihm »Unsterblichkeit«, wann es still
Vermodert, von Würmern zersägt?

Nach Vollgenuß der Lebenslust
Mein durstend Herz begehrt!
Seht, wie es die Schale glückbewußt,
In langen Zügen leert!

Drum geht mir mit Unsterblichkeit,
Der Zukunft Glorienschein!
Genieß ich nur mein Stückchen Zeit,
Ist nur - das Leben mein!


¿PARA QUÉ LA INMORTALIDAD?

¿Para qué la inmortalidad?

¿Acaso el inmortal no degenera?
¡Por un día de gran felicidad
De grado renunciaría a ella!

¡Dejadme que ame cuanto mi corazón quiera,
Mientras él lo desee y siga intacto!
¿No es «inmortalidad» una palabra huera
Cuando se pudre quedo y es de gusanos pasto?

¡Mi  anhelante corazón codicia
El pleno solaz del regocijo!
¡Ved cuán gozoso la envoltura liba,
Degustando cada sorbo con delirio!
¡Nada pues de inmortalidad
Por adornar el porvenir!
¡Solo si gozo de mi breve edad
Conseguiré vivir!





Comentarios

Entradas populares de este blog

EUGÉNIO DE ANDRADE, traducido del portugués por Alfredo Pérez Alencart

Eugénio de Andrade nació en Fundâo (Castelo Branco, Portugal) en 1923 y murió en Oporto en 2005.


ADEUS

Já gastámos as palavras pela rua, meu amor, 
e o que nos ficou não chega 
para afastar o frio de quatro paredes. 
Gastámos tudo menos o silêncio. 
Gastámos os olhos com o sal das lágrimas, 
gastámos as mãos à força de as apertarmos, 
gastámos o relógio e as pedras das esquinas 
em esperas inúteis. 

Meto as mãos nas algibeiras e não encontro nada. 
Antigamente tínhamos tanto para dar um ao outro; 
era como se todas as coisas fossem minhas: 
quanto mais te dava mais tinha para te dar. 

Às vezes tu dizias: os teus olhos são peixes verdes. 
E eu acreditava. 
Acreditava, 
porque ao teu lado 
todas as coisas eram possíveis. 

Mas isso era no tempo dos segredos, 
era no tempo em que o teu corpo era um aquário, 
era no tempo em que os meus olhos 
eram realmente peixes verdes. 
Hoje são apenas os meus olhos. 
É pouco, mas é verdade, 
uns olhos como todos os outros. 

Já gastámos as palavras. 
Qua…

ANNE SEXTON, traducida del inglés por Jonio González

Anne Sexton nació en Newton, Massachusetts (Estados Unidos) en 1928 y murió en Weston, Massachusetts, en 1974.

SNOW
Snow,
blessed snow,
comes out of the sky
like bleached flies.
The ground is no longer naked.
The ground has on its clothes.
The trees poke out of sheets
and each branch wears the sock of God.
There is hope.
There is hope everywhere.
I bite it.
Someone once said:
Don’t bite till you know
if it’s bread or stone.
What I bite is all bread,
rising, yeasty as a cloud.
There is hope.
There is hope everywhere.
Today God gives milk
and I have the pail
.

NIEVE
Nieve,
bendita nieve,
surge del cielo
como moscas emblanquecidas.
El suelo ya no está desnudo.
El suelo lleva puestas sus ropas.
Los árboles se despojan de hojas
y cada rama se pone el calcetín de Dios.
Hay esperanza.
Hay esperanza en todas partes.
Le doy un mordisco.
Alguien dijo una vez:
No muerdas hasta que no sepas
si es pan o piedra.
Lo que muerdo es todo pan,
fermentando, con el mismo sabor a levadura
que una nube.
Hay esperanza.
Hay esperanza en todas partes.

VESNA PARUN, traducida del croata por Carmen Verlichak

Vesna Parun nació en Zlarin, Šibenik (Croacia) en 1922 y murió en Stubičke Toplice (Croacia) en 2010.

LICE U SJENI
Zaboravih mu ime, ali znam da milo bješe pticama,
i da ljubav bješe osmjehom pamte moje oči.
I sada idu ljudi pristaništem; ja ne okrećem lice,
zadubena u šapat zaostalih oluja.
Nije li galeb zaboravio mrtva druga, zašto tužiš?
Hrid je svoju zaboravio galeb, ne zna ni jug ni sjever.
Još nisam zastrla prozor, još nije utišalo more.
Ne kori me, šumo, krošnjama; ne plaši me vodo dubinom!


MI CARA EN LA SOMBRA
Olvidé su nombre, pero sé que fue querido por los pájaros
y que ese amor era sonrisa lo recuerdan mis ojos. Y ahora la gente va al muelle, no los miro
varada en el recuerdo de viejas tormentas. ¿Acaso no olvidó ya la gaviota a su compañero?, ¿por qué sufres?
La roca olvidó a su pájaro, no sabe del sur ni del norte. Aún no silencié mi ventana, todavía no ha callado la mar.
No me regañes, bosque, con tu fronda. No me asustes, agua, con tus abismos.